El pasado primero de julio hubo una elección histórica en México. Con 53 millones de votos, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se convirtió en el presidente electo con más votos en la historia del país. [1] Este nuevo gobierno promete poner fin al modelo neoliberal que prevalecía desde 1988. Tras años de corrupción generalizada, impunidad total, y gran crecimiento de la violencia e inseguridad en el país, la sociedad y su inmensa frustración pidió un cambio radical.

El pasado primero de diciembre fue la toma de protesta del presidente de México, el primero de un movimiento de izquierda, en un día que fue de fiesta y jolgorio para algunos, y de preocupación para otros. En medio del triunfo histórico, el país se divide cada vez más, y la ciudadanía polarizada difiere mucho sobre la manera de actuar del nuevo presidente. Dice Sergio Aguayo que “para algunos es heraldo llegado del paraíso, para otros, mensajero del averno.”[2]

Desde su elección, en el periodo de transición López Obrador fue un presidente electo muy activo y se han tomado decisiones trascendentales para los planes del gobierno entrante. La primera y más polémica de todas fue la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), un proyecto del gobierno saliente de Enrique Peña Nieto anunciado en el 2014; hubiera sido el aeropuerto que reemplazaría al actual aeropuerto, que tiene grandes problemas de saturación. Este proyecto estuvo rodeado de graves controversias de corrupción y de impacto ambiental en su construcción. Cancelarlo fue propuesta de AMLO cuando estaba en campaña, y en su periodo de transición se organizó una consulta ciudadana privada, financiada por el partido del presidente, en el que se consultó si se debía seguir con el proyecto. En esta consulta, muy debatida por su falta de muchos indicadores para un ejercicio democrático representativo, ganó la cancelación del NAICM y la construcción de un nuevo aeropuerto en la base aérea militar de Santa Lucía, un proyecto que carece de los estudios necesarios para su realización. La cancelación del NAIM tenía la lógica de subyugar y enviar un claro mensaje sobre quién manda al sector empresarial. Pero esto está generando un costo enorme de compensación a los inversionistas la cancelación de la obra. Seis mil millones de pesos se tendrán que reponer de los bonos del aeropuerto por la cancelación de un proyecto de alto impacto y necesario para la ciudad, en un gobierno que promete austeridad. En lugar de investigar la corrupción en esos contratos y reevaluar el proyecto y mejorarlo, se decidió una traslación de los contratos del NAICM al nuevo aeropuerto en Santa Lucía, en donde todo parece indicar que Riobóo, una constructora integrante del equipo cercano de AMLO, llevará el proyecto. Se hizo un mensaje claro con esta decisión, pero no fue de un término a la corrupción, si no de un cambio de paradigma gubernamental en donde seguirá habiendo capitalismo de cuates, pero con diferentes beneficiarios.

Después de esta decisión las controversias parecen ser nuevas cada día. Una propuesta de militarización constitucional de un gobierno que prometió la pacificación.  Una aprobación de un cambio constitucional para aumentar los delitos que ameriten prisión preventiva, viniendo de un gobierno con el lema: por el bien de todos primero los pobres. Se impuso con la prisión sin investigación el populismo punitivo contra los más pobres, una más profunda criminalización de la pobreza.

Se propuso una terna para sustituir al ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a José Ramón Cossio donde los 3 candidatos son altamente cuestionables por su cercanía al presidente y los posibles conflictos de interés que se generarían en un órgano que tiene que tener autonomía. Las tres personas propuestas están ligadas al partido del presidente, Morena:  Loretta Ortiz, exdiputada de Morena, es una académica dedicada a los derechos humanos, y colaboró con el gobierno en la organización de foros para pacificación y su esposo fue secretario general del gobierno de AMLO cuando fue jefe de gobierno. Cecilia Maya García, ex candidata de morena a gobernadora de Querétaro, ha participado en procesos electorales y manifiesta públicamente su relación con Morena. Juan Luis González Alcántara, presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México cuando AMLO fue jefe de gobierno, fue investigado por cometer irregularidades desde el poder judicial para favorecer al ex presidente de la Suprema Corte para bajar las manutenciones que el daba su expareja para sus hijos menores. [3]

Se ofreció perdón a casos de corrupción antes del 1 de diciembre, en un gobierno que planea terminar con la corrupción imperante en el país. Se organizó otra consulta a modo para decidir 10 proyectos de gran impacto sin contar con información sobre ellos. Se dio a conocer que los senadores no pagarán el impuesto sobre la renta de su aguinaldo, y que, en una medida de austeridad discrecional, no se recortó rubros de atención legislativa y atención ciudadana, a los cuales los senadores facturan gastos personales sin rendición de cuentas.

En su toma de posesión AMLO dio un discurso digno de campaña en el que se siguió polarizando y dividiendo al pueblo. “Las opiniones del país se encuentran divididas. Unos quieren que se convierta en un nuevo país y otros que vuelva a ser el país que ya dejó de ser.” [4] El nuevo presidente de México insiste en que pondrá fin a la corrupción, pero no expone medidas concretas para que esto suceda. Construir un estado no es solo perdonar o castigar a personas, sino crear sistemas que detecten y sancionen la corrupción. Si este gobierno va a ser el que lleve la estafeta de una cuarta transformación, después de la independencia, la reforma y la revolución, se va a tener que dejar las divisiones y promover la unidad. No se debe seguir en la línea de que todas las discusiones se dan entre chairos y fifis. Y definitivamente este cambio de gobierno no debe ser un desplazamiento de beneficiarios de un sistema lleno de corrupción, debe ser un cambio real en el modo de hacer las cosas. Hay una guerra contra el crimen organizado y hay una tragedia humanitaria con la inseguridad y violencia en el país. Ambas trascienden ideologías y requieren de unidad y entereza por parte del gobierno para superarlas. Se les desea el mayor éxito.

Mariana Osorio


Referencias:

[1] Nájar, Alberto. “López Obrador Gana En México: ¿Por Qué Es Histórico El Triunfo De AMLO En La Elección Presidencial Mexicana? BBC News, BBC, 2 de julio 2018.

[2] Aguayo, Sergio. “Polarizaciones.” Grupo Reforma, Reforma,5 de diciembre 2018.

[3] Villorio, Juan. “El Articulista .” Etcétera, 7 Dec. 2018.

[4] Aristegui, Carmen. “La terna.” Grupo Reforma, Reforma,7 de diciembre 2018.

Rispondi